Núria Cinca i Luis, licenciada en Química y en Ingeniería de Materiales, se puede considerar una experta en los intercambios entre Alemania y España. Nos ha concedido una entrevista contándonos de lo que le sorprendió en el extranjero, qué consejos tiene para las personas que quieren pedir una beca y en qué medida su estancia en el extranjero le cambió a nivel personal.

Buenos días Núria. Después de su doctorado se centró en el conocimiento de una nueva tecnología llamada Proyección Fría, el Cold Gas Spray. Para ello primero pidió la beca del DAAD de modalidad postdoctoral para investigar en la Helmut Schmidt Universität en Hamburgo. (Después consiguió otra beca, la Alexander von Humboldt.) Empezamos desde el principio. El proceso de selección tiene que ser duro. ¿Cuál fue su percepción?

Buenos días. La verdad es que realmente sí que recuerdo el proceso de selección como bastante duro ya que debía presentar una memoria del proyecto a desarrollar de forma muy estructurada, con un primer estado del arte, qué esperaba obtener y resaltando porqué el centro receptor era ideal para llevar a cabo dichas investigaciones. A día de hoy tengo más idea de cómo desarrollar este estilo de redacción de documentación, pero por aquél entonces era muy nuevo para mí.

Supongo que en Alemania hubo entonces sorpresas. ¿Qué es diferente en el área de la investigación?

Sinceramente debo decir que lo primero que me sorprendió es la relativa facilidad para llevar a cabo los trámites administrativos de los primeros días, ya que en España suele ser todo más complicado. También me di cuenta de lo valorada que está la investigación allí en comparación a aquí.

¿De qué manera?

Por ejemplo se destinan muchos fondos para que las universidades puedan desarrollar sus trabajos de investigación. El hecho de promover la movilidad de estudiantes extranjeros facilita la incorporación de nuevo conocimiento y colaboración. Además, las becas son de mayor cuantía por lo que es un buen incentivo. Estos puntos los considero clave ya que si se destina financiación para la investigación, ésta se puede transferir luego más eficazmente a su aplicación industrial, promoviendo así un enriquecimiento del país. Creo que lo que tiene de bueno Alemania es que la transferencia tecnológica es mucho más efectiva.

¿Hasta qué punto se desarrolló y creció personalmente a través de su estancia en Alemania?

Soy de la opinión de que salir de tu propia zona de confort, siempre te puede aportar beneficios porque experimentas otras maneras de trabajar y ver la vida. En mi caso, las estancias en Alemania supusieron un notable crecimiento personal; aunque el estar lejos del propio entorno más cercano siempre hace que cualquier problema que se presente se vea magnificado por la sensación de cierta soledad, ello te ayuda a tener que buscarte la vida y, si cometes errores, aprender de ellos.

Por otro lado, me ayudó a incrementar mi círculo de contactos. Aunque me considero una persona más bien tímida, soy bastante activa. Siempre he considerado interesante ampliar mi círculo de contactos. De hecho, he intentado mantener al día mi relación no solamente profesional sino también personal con la gente que voy conociendo. Para que la gente te aprecie y valore, no solamente tienes que mostrar interés cuando los necesitas.

¿Qué consejos daría a estudiantes e investigadores españoles?

A aquellos que no están convencidos de irse a Alemania les diría que “¡Adelante! No hay nada que perder y es una oportunidad única”. Creo que estamos viviendo una época de muchos cambios y las nuevas generaciones deben tener muy claro que la oferta no se limita simplemente a tu entorno más local sino que debemos considerar el mercado laboral a nivel europeo e incluso mundial.

De acuerdo. ¿Y qué diría a la gente que ya lo tiene claro de irse a Alemania?

Les diría que han tomado una buena decisión, que sigan adelante y apuesten alto para conseguir sus metas, que no se dejen influenciar por procesos de selección duros y competitivos. Van a encontrar obstáculos pero hay que perseverar.

¿Y tiene algún consejo en particular?

Recomendaría que se aproveche para aprender al máximo la lengua y cultura. Conozco varias personas que, justo acabando su estancia en Alemania, consiguieron introducirse en alguna empresa en España cuya empresa madre es alemana. Por lo cual, saber el idioma era muy bien valorado. De todas maneras, creo que es importante saber escoger a tiempo si se quiere enfocar la carrera profesional en investigación académica o bien en el sector industrial. En España pocas empresas dan la posibilidad de incorporación a gente que ha tenido una trayectoria académica larga.

Ahora ha vuelto a España. Se ha incorporado en el departamento de I+D+i de la empresa Hyperion Materials and Technologies. Se encarga de llevar a cabo proyectos para sacar nuevos productos, estando en contacto con universidades. ¿Algún día tiene pensado volver a Alemania?

La verdad es que en el trabajo que tengo ahora sigo teniendo muchos contactos con grupos de investigación alemanes, sobretodo Fraunhofer y no me importaría poder realizar alguna otra estancia que pudiera aportar valor a mi trabajo actual. Aprecio mucho la relación que he establecido durante estos años con la cultura alemana y me gustaría seguir manteniéndola.

Muchas gracias por la entrevista, Núria. Le deseo todo lo mejor para su investigación y para su futuro.